Bookmaker Bet365.com Bonus The best odds.

Full premium theme for CMS

WAGNERISMO EN CATALUNYA

Блогът Web EKM Blog очаквайте скоро..

algo muy importante, a nivel de la historia general de nuestro país, su relevancia es muy reducida. Sin embargo ese mismo año 2007 se inauguró en Amsterdam una exposición con el título “Barcelona 1900” donde se dedicaba un apartado al wagnerismo catalán. Unos pocos años antes, en 1998 tenía lugar en Bayreuth una exposición titulada “¡Viva Wagner! Richard Wagner und die katalanische Moderne” que se prolongó durante dos años y en la cual era posible escuchar Wagner cantado en catalán, además de reunir valiosos documentos sobre el tema. Al acto inaugural no asistió ninguna personalidad política catalana pero sí, sorprendentemente, del Gobierno Español.
Tenemos pues una especie de tira y afloja. A veces el wagnerismo en Cataluña es muy importante, y otras carece de significación. Muchas veces se nos ha preguntado el motivo por el cual Wagner ha despertado tanto interés en nuestra tierra. La respuesta es difícil de darla en términos categóricos, pero si podemos hacer una valoración en base a dividir el tema en fases.

1869-1901: Esta es la etapa de inicio del wagnerismo. Ahí tenemos especialmente a Felip Pedrell, la publicación “La España Musical” donde empiezan las polémicas a favor y en contra de la obra de Wagner y la creación de la “Sociedad Wagner” con la presidencia honoraria del propio compositor entonces todavía vivo. Viene luego Joaquím Marsillach que publicó en 1878 –tenía 19 años- una de las primeras biografías de Wagner en el mundo, visitando al compositor en varias ocasiones. Para su libro le pidió un prólogo al Dr. Letamendi que cuando fue leído por Wagner lo hizo publicar en su revista “Bayreuther Blätter” siendo la primera colaboración no alemana en la misma. Lamentablemente Marsillach murió muy joven en 1883, el mismo año que Wagner. El relevo en esta ocasión lo tomaron relevantes personalidades catalanas como el compositor Rodoreda –autor del Virolai-, Apel.les Mestres y el Dr. Robert, además de otras personas menos conocidas. Estos hombres formaron parte del Patronato destinado a llevar a la realidad la utópica idea de Wagner de crear un teatro exclusivo para sus obras: el Festspielhaus de Bayreuth. Más o menos una docena de “españoles” en el patronato, de los cuales todos, menos uno –Peña y Goñi-, eran catalanes.

1901-1951: El 12 de octubre de 1901 tiene lugar la primera reunión de la Associació Wagneriana en el local de “Els Quatre Gats”. A partir de este momento toda la actividad wagneriana se centra en la recientemente creada “Associació” que empieza a organizar conferencias con personalidades tan relevantes como Felip Pedrell, Adrià Gual, Joan Maragall y otros muchos, entre ellos los dirigentes de la Associació Wagneriana Joaquím Pena, Alfons Par, Xavier Viura, M. Domenech Español etc. Se traducen todos los dramas wagnerianos al catalán –excepto “La Prohibición de Amar”- adaptados a la música para poder ser cantados en nuestro idioma, se editan partituras en catalán y alemán, se organizan conciertos, se editan libros... pero lo más importante es que el fenómeno wagneriano se convierte en popular y eso es posiblemente lo que distingue a Cataluña del resto de países europeos. Organizan conciertos wagnerianos todo tipo de asociaciones como “La Sociedad Protectora de Animales”, “El Club de solteros”, “ El Institut de Cultura i biblioteca popular de la Dona”, además, naturalmente, de las entidades civiles y religiosas que habitualmente programaban conciertos. Pero además el fervor wagneriano llega a los más recónditos lugares, y en los cafés y cervecerías de toda Cataluña se interpreta con asiduidad música de Wagner como en “La Granja Royal”, La cervecería “El Oro del Rhin”, “La Cervecería de Pedro Mata”, “El gran café restaurante de Paris” etc. Por otra parte la Banda Municipal programa Wagner en muchos de sus conciertos. Las obras de Wagner son conocidas por extensos sectores de la población y así el primer centenario del nacimiento de Wagner en 1913 se celebra por todo lo alto, entre otras cosas Barcelona es la primera ciudad del mundo que estrena “Parsifal” hasta entonces reservado exclusivamente a Bayreuth. Canta el papel principal el super wagneriano tenor catalán Francisco Viñas. Sin embargo la derrota alemana en la I Guerra Mundial, afecta de manera notable el entusiasmo wagneriano de ciertos sectores. Luego vendría la segunda y, más de lo mismo, pero pese a ambas guerras, ¡más la guerra civil española! el wagnerismo continua activo pero cada vez con menos actividades. Cada investigador elige una fecha determinada para fijar la desaparición de la Associació Wagneriana. Para nosotros esa fecha sería, sin la menor duda, el año 1951, pues ese año se celebra y conmemora de manera oficial el cincuenta aniversario de la entidad, se organizan conciertos, conferencias y la exposición itinerante “Wagner en el Mundo” organizada en Bayreuth, que se engloba aquí en los actos conmemorativos.

1952-2011: No existiendo ya la Associació Wagneriana, aparecen, como al principio, los francotiradores que a veces en solitario y otras agrupados, continúan manteniendo el fervor wagneriano. Debido a este entusiasmo de personas que a veces apenas son mencionados en los actos organizados, tienen lugar en Barcelona en 1955 los Festivales de Bayreuth en Barcelona, la primera vez que los Festivales salen de Bayreuth. Estos Festivales conllevan otros actos como los concursos de pintura wagneriana, de personajes wagnerianos en la calle Pelayo, de Aparadores Wagnerianos en el Paseo de Gracia. Toda Barcelona se engalana wagnerianamente. El Festival constituye un éxito excepcional. Una vez terminado el Festival el Liceo continúa programando Wagner del mejor, pese a las limitaciones presupuestarias. Los empresarios Juan Mestres Calvet y Juan Antonio Pamias no son estrictamente wagnerianos pero casi.
Los francotiradores continuan en activo, y así Daniel Mangrané realiza su película “Parsifal” única en el mundo siguiendo la obra de Wagner y no las leyendas originales. Salvador Dalí decora el estanque de su castillo de Pubol con 14 bustos de Wagner, Victoria de los Angeles canta en Bayreuth como primer cantante español en el Festspielhaus.
En 1983 un grupo de wagnerianos decidimos volver a crear la “Associació Wagneriana”. Al principio lo hacemos con otro nombre para evitar que se pueda pensar que queremos aprovecharnos de su fama. Posteriormente algunos relevantes miembros de la Asociacció Wagneriana original nos persuaden de que es absurdo crear otra entidad cuando defendemos y compartimos los mismos ideales y puntos de vista en relación con el wagnerismo. Sin embargo el wagnerismo ha ido decreciendo en Cataluña. Nosotros continuamos editando libros –que se venden poco-, editamos dos revistas llamadas “Wagneriana”, en total seis revistas al año, dos en catalán y cuatro en castellano. Organizamos también algunos conciertos, especialmente de Wagner cantado en catalán e incluso nos embargamos en la difícil misión de subtitular “Lohengrin” en catalán adaptado a la música, de tal suerte que es posible ver la obra en DVD y cantarla mentalmente en catalán al mismo tiempo.
Los fragmentos sinfónicos de Wagner que fueron esenciales en el desarrollo del wagnerismo en Cataluña, casi han desaparecido de la programación de los conciertos. Las óperas de Wagner que se representan, ahora están pensadas para generar polémica y no para generar wagnerianos.
El fenómeno wagneriano en Cataluña está actualmente en decadencia. En 2013 se celebrará el segundo centenario del nacimiento de Wagner y entonces quizás asistamos a un renacer del wagnerismo catalán. Pero aunque esto no llegue a ser así, el fenómeno del wagnerismo en Cataluña es una parte pequeña, pero importante, de nuestra historia. Associació Wagneriana