Bookmaker Bet365.com Bonus The best odds.

Full premium theme for CMS

WAGNER Y LOS NIÑOS

Publicado en Biblioteca Wagneriana

Блогът Web EKM Blog очаквайте скоро..

Novedades de 2012, tanto las adquiridas en ese año como las editadas:

-      Javier de Bethancourt “El Tesoro de los Nibelungos”. Barcelona 1942. 125 páginas. El libro sigue a veces la leyenda original y otras la de Wagner. Se indica en este libro como “”Títulos Publicados”, “La Pasión de Tristán e Iseo”.

 

 

----------------------------------

 

En el presente tema de “Wagner y los niños” nos vamos a ocupar principalmente de toda la literatura, comics, cromos, discos o cds, películas etc. que se han editado alrededor del mundo de los niños.

Las obras de Wagner, con excepción quizás de “Los Maestros” y “Tristan e Isolda”, parecen estar escritas pensando en la sensibilidad infantil. El señor Josep María Sagalés siempre explicaba que la primera vez que le llevaron al Liceo a ver “La Walkiria”, teniendo poco más de 10 años de edad, tanto él como su hermano Jordi quedaron impresionados por la música trepidante con la que empieza “La Walkiria”. Viendo la última jornada de la Tetralogía, los hermanos Sagalés lloraron cuando Hagen asesina a Siegfried. En los buenos tiempos del Liceo era habitual que los padres llevasen a sus hijos a la ópera, pero evidentemente les habían de causar una mayor impresión

las obras de Wagner que las de otros compositores.

Es bien conocido que el mundo medieval es sugestivo para casi todos, y el barroco, por ejemplo,  para casi nadie. Esa estética que tanto nos atrae a todos, ya desde niños, sigue permanentemente en “cartelera”, pues es la que ha inspirado “El Señor de los Anillos” y muchas otras películas tanto históricas como de ficción. Vamos a ofrecer un resumen de una pequeña parte de lo mucho que se ha editado sobre Wagner, dedicado a los niños. Hay que tener en cuenta que cada país tiene su propia literatura juvenil e infantil de tema wagneriano, sus comics o sus colecciones de cromos, y aunque casi nos limitamos a los editados en España, pese a ello todo lo realizado es verdaderamente impresionante y hace fácilmente comprensible que toda esa literatura haya sido esencial para despertar el entusiasmo que Wagner despertó en todos los países.

 

LIBROS o FOLLETOS

-Julián Bastinos, “Biblioteca Infantil Histórico-Biográfica”. Barcelona 1885. Tenemos en nuestra biblioteca el nº XV con las biografías de Palestrina, Haydn, Mozart, Beethoven, Auber, Rossini, Meyerbeer, Donizetti. En este libro se anuncia el tomo XVI con las de Bellini, Eslava, Wagner, Verdi, Gounod y Clavé. Cincuenta años de búsqueda no han sido suficientes para encontrarlo. Esta colección está editada por la entonces muy prestigiosa Librería de Juan y Antonio Bastinos. Son folletos con grapa de tamaño pequeño de 32 páginas. Cara biografiado tiene un dibujo a la pluma con su rostro y después una breve biografía de dos o tres páginas. Se trata de biografías muy esquemáticas y “frías”. En la de Beethoven podemos leer: “los graves disgustos de familia que por entonces le alcanzaron, la pérdida imprevista de sus ahorros, y el amago de incurable sordera que sintió, le sumieron en un estado de tristeza y de melancolía”. Se puede considerar que un aficionado conozca más o menos las vicisitudes de la vida de Beethoven, pero esos conceptos generales de “graves disgustos de familia” o “el amago de incurable sordera” son conceptos que deberían merecer un pequeño comentario explicativo.

 

-Sin autor, “El Caballero del Cisne”, Madrid 1901, “Cuentos de Calleja”, Madrid 1901. 15 páginas. De este cuento hay dos ediciones con el mismo texto pero portada diferente. La primera es de 1901 y en la segunda, no figura fecha.

 

-Ramón Pomés Soler, “Vidas Célebres. Biografías de algunos grandes hombres”. Retratos a la pluma de Francisco Vall.  Barcelona año 1915. 91 páginas. El libro cuenta con 20 biografías, con un criterio de selección un poco ambiguo. Entre los músicos están únicamente Beethoven y Wagner.  Como introducción podemos leer: “Si me estáis todos muy atentos y me hacéis la formal promesa de que, cuando mayores, os acordaréis un poco de mí, he de contaros, amiguitos míos, una por una, las vidas de los grandes hombres que en el mundo han sido, de esos hombres que son como faros luminosos que ha puesto Dios en el camino de nuestra existencia para guiar nuestros pasos por ella y conducirnos finalmente a puerto seguro”. Y en la última página se despide con las palabras: “Aquí termina esta pequeña serie de biografías de algunos de los hombres que han ilustrado el mundo con sus extraordinarios hechos; deseando únicamente el autor que las compuso, que despierte su lectura en vuestros infantiles corazones el santo deseo de la emulación”. La biografía de Wagner ocupa algo menos de tres páginas. Vamos a reproducir un fragmento de la misma para que se pueda comprobar que el autor, aunque escribía para niños, lo hacía considerándolos capaces de entender un texto serio y bien escrito, sin necesidad de caer en bobadas o simplezas: “Nació Wagner, el grande, y aún tal vez más que grande, famosísimo músico alemán, en el año 1813, llevándole su azarosa existencia a exhalar el postrer suspiro en la ciudad de Venecia, cuando contaba en su edad setenta años cabales, y dícese que mientras se disponía a la realización de nueva y más extraordinaria música de cuanta llevaba hasta aquel entonces hecha; pero como sus obras “no realizadas” con él en los misterios del no ser, no sabrán jamás los hombres si habían de superar las futuras a las pasadas. Lo que sí podemos afirmar es que aquellas que escribió y legó este gran músico a las generaciones, son de mérito sobrado para iluminar y ennoblecer su nombre con los resplandores de una gloria eterna”.

 

-Sin autor. Colección Infantil. “Vidas de Hombres Célebres: Wagner”, folleto editado en Barcelona por Ramón Sopena. No se indica año pero presumiblemente sería a principios del siglo XX. Serie II nº 20. 12 páginas. Se halla reproducida la portada de este folleto, a tamaño natural, en el libro “100 Years of Wagner in Catalonia”, pag. 52.

 

-Francisco de S. Maspons i Labrós. Ilustraciones de A. Saló, cuadernos “La Rondalla del Dijous”, en el nº 11 hay una narración titulada “La Walkiria del Vallés”, y aunque la walkiria no aparece por ninguna parte y se trata simplemente de una leyenda o cuento que podría ser wagneriano, muestra evidentemente la influencia que Wagner tenía en la sociedad catalana a principios de siglo (XX). La narración empieza diciendo que “justo al clarear el amanecer, se bañaba, gentil y bella, la Sirena (Dóna d’Aigua) de Riells”.

También en “La Rondalla del Dijous” nº 16 (1924) se publicó otro texto wagneriano titulado “El Sant Graal” que empezaba con las palabras: “Nuestros lectores habrán oído hablar del cáliz del Santo Graal o Grasal, quizás a través de la magnífica obra de Wagner, “Parsifal”

 

-Joaquín Fesser, “Wagner”. Barcelona 1905?, 32 páginas. El texto, como todos los de esa época, en absolutamente wagneriano. Sin embargo vamos a reproducir un fragmento que nos hace reflexionar. No sabemos hasta que punto los niños podían calibrar la importancia del tema: “¿Era Wagner cristiano? Por lo menos debió de morir admirando la religión del Cristo, después de haber vacilado no poco durante su vida, y de haber venerado a Schopenahuer. Entre sus poemas esbozados y no terminados parece ser que hubo uno con tendencias budistas y otro intitulado Jesús Nazareno! Este último fue substituido por “Parsifal”, la coronación de la obra wagneriana, y su producción más sublime y grandiosa, más profunda y trascendental. Fue representado por primera vez en Bayreuth, en 1882, un año antes de la muerte de su autor. Tan grande es su importancia que los herederos de Wagner sostienen en estos momentos una lucha obstinada para conservar por tiempo indefinido la propiedad exclusiva de Parsifal y la prohibición de sus representaciones integrales fuera de Bayreuth. Error craso y deplorable. Las obras maestras pertenecen al mundo... Estos mismos herederos del gran compositor son culpables de que el teatro de Bayreuth haya quedado como templo exclusivamente wagneriano, y no para las grandes obras todas del genio alemán, como era el deseo de su egregio fundador... Falleció en Venecia, el 13 (¡siempre el 13!) de Febrero de 1883, trece años después de la declaración de guerra con Francia. ¡Y murió glorificado y satisfecho, después de haberse salido con sus trece!”.

En el controvertido tema de las representaciones de Parsifal fuera de Bayreuth hay una notable diferencia entre lo que hemos reproducido y la actitud de Richard Strauss al respecto. Wagner dejó escrito: “Solamente en Bayreuth, en el porvenir, deberá ser representado Parsifal, para que jamás, en ningún caso, pueda servir para diversión del público. Todos mis cuidados y todo mi pensamiento están dedicado a buscar el medio de asegurar para siempre este destino de mi obra”. Richard Strauss escribió: “En la cuestión de Parsifal no hay para mí más que un punto de vista: el respeto a la voluntad del genio. Desgraciadamente, no son las gentes de corazón elevado y de afinada cultura, sino los juristas y los políticos los que deciden... Yo he oído a Eugenio Richter el día en que con las más improducentes mentiras pisoteó la voluntad de Wagner... Mientras el voto de un Wagner no valga por cien mil, y el de diez mil alfareros por uno solo, no se podrá evitar que una nación saque treinta años después de su muerte, a un genio al que han desdeñado en vida, ni que el filisteo alemán oiga Parsifal una tarde por cincuenta céntimos, entre su almuerzo y su cerveza. Y todavía nos admiramos de que franceses e italianos en cuestiones de cultura nos tengan por bárbaros”. Es importante recordar el citado nombre de “Eugenio Richter” y cuando veamos una pantalla gigante en una playa de Barcelona que ofrece Parsifal mientras todo el mundo habla y come “bocatas” y bebe de la litrona, sin faltar autobuses, coches, motos etc. hay que recordar que eso se lo debemos a Eugenio Richter. ¡Debería tener un monumento muy grande para que nunca olvidásemos su nombre.

Bueno, nos hemos desviado un poco de la cuestión que nos ocupa, pero la indignación ante algunas cosas produce estos efectos. En todo caso el texto de Joaquín Fesser es totalmente wagneriano. En cuanto a la colección de este folleto, “Biblioteca Miralles” de Barcelona, publicó muchas biografías de compositores, la de Wagner se halla entre la de Liszt y la de Verdi. Los propósitos que animan a dicha colección quedan patentes aunque hoy nos resulten cómicos: “La Biblioteca Miralles es, en resumen, una Enciclopedia Popular Económica, y los tomitos que la componen tendrán interés no sólo para los niños, las señoras y el obrero, sino también para aquellos hombres que habiendo pasado lo mejor de su vida trabajando, no han tenido tiempo de instruirse cual desearan”. Pese a lo peculiar del texto visto desde la perspectiva de más de cien años, no hay que negar que realizó una labor muy importante y con un criterio totalmente positivo según refieren también en este pequeño libro: “Dar a los niños libros triviales, cuentos de hadas y narraciones inverosímiles y fantásticas, es más que hacerles perder el tiempo, es extraviar su inteligencia y hasta falsear la moral en muchos casos”.

Este claro que los directores de la Biblioteca Miralles no podían imaginar lo que se les vendría encima con el paso de los años. Quizás deberían haberse limitado al concepto “libros triviales”, pues el concepto “cuentos de hadas y narraciones inverosímiles y fantásticas” se ajusta perfectamente a la obra de Wagner. Sin embargo los objetivos de dicha biblioteca son absolutamente estimables: “Nosotros nos proponemos entretener a los niños, arraigando en ellos el germen de conocimientos útiles. La lectura de cada tomo les procura un rato de solaz y de  enseñanza. Les servimos, en forma de juguete, lecciones amenas que aprenderán sin darse cuenta de ello, puesto que se ponen a su alcance, no como una imposición, como un premio. El coleccionar esta pequeña  colección les inspirará el amor al libro y, por consiguiente, al estudio y al trabajo”.

 

-Jaime Durany y Bellera, “Las Travesuras. Segundo libro de lectura para alumnos de uno y otro sexo”. Barcelona 1933. 237 páginas de las cuales 26 están dedicadas a Wagner. El texto es elegante, documentado y sumamente respetuoso con el maestro. Termina con las palabras: “¡Caballero Liszt! ¡El arte musical te debe eterna gratitud por haber educado a tu hija Cósima en la moral de las más altas virtudes! Cósima y Sigfrido han conservado el sagrario de un hogar, con toda la veneración que su honor les impone. Así fue cumplida hasta el último extremo, para Richard Wagner, el respeto íntimo de los suyos. ¡Paz al coloso del pentagrama!” . Prueba de como han cambiado los tiempos es el relato que hace el libro de la relación de Wagner y Mathilde: “Durante cinco años la señora Wesendonk y Wagner, ante el sortilegio de la admiración al artista, y el sentimiento femenino ante el dolor del hombre, siguieron la más honesta correspondencia mutua de afectos, sin llegar a la culpabilidad, respetuosos entrambos al respeto debido al esposo y al amigo, y Wagner y la espiritual Mathilde, rompieron aquel platónico idilio, gallardamente, como cumple a los espíritus rectos y a los heraldos del honor”.

 

-A. Sabater y Mur, “El Caballero Parsifal”. Narraciones Rosa para la Juventud, nº 17. Editorial juventud Barcelona 1 de agosto de 1931. 27 páginas. En el Prefacio podemos leer: “La leyenda del Santo Grial es, probablemente, la más hermosa de todas cuantas han llegado a nuestro conocimiento.

“Ricardo Wagner el célebre músico, tomó parte de esta leyenda para escribir la letra y la música del gradioso oratorio sagrado Parsifal”.

Ya hacia el final del relato podemos leer el siguiente diálogo:

“En la ermita encontró a un anciano ermitaño.

“-Vengo –dijo Parsifal- para que me concedas un rincón donde dar un poco de descanso a mi cuerpo y para que me orientes a fin de descubrir el lugar donde se encuentra mi infortunada madre.

“-En primer lugar, hermano, despójate de tus armas. Hoy estamos en Viernes Santo y los cristianos no puede ir armados por el mundo en una día tan sagrado como éste.

“-Os pido perdón, padre, por mi falta, pero yo ignoraba eso, como también que hoy fuese Viernes Santo.

“-¿Quién eres, pues? ¿No eres, acaso, cristiano?

“-Cristiano soy, padre, porque ésta es la religión que me enseñó mi santa madre”.

 

-El Mundo de los Niños, Incluye un capítulo –de dos páginas- titulado “El Genio que oyó el cabalgar de las Walkirias. Richard Wagner (1813-1883).

 

-Sin autor, “El Joven Sigfrido”, Colección Celebridades Humanas nº 117. Editorial Roma, Barcelona 1961. 10 páginas. Reproducimos en color la portada.

 

Dos colecciones singulares:

EDITORIAL ARALUCE. Barcelona

-Colección: Los grandes hechos de los grandes hombres. Jose D. Benavides, “Ricardo Wagner. La Vida del gran músico relatada a los niños”. 1928. 175 páginas. Ilustraciones de F. de Myrbach en color. En el prólogo podemos leer: “Amiguito lector: Voy a contarte la vida de Ricardo Wagner, el creador de uno de los más bellos monumentos sonoros que hayan sido elevados a la gloria imperturbable de la música, el filósofo al que sólo le faltó ser un poco más humano para ser del todo grande”. Parodiando a Doña Inés en el Tenorio podríamos decir: “Virgen Santa que principio”. En la época actual ese texto sería maravilloso pero en aquellos años nadie discutía que Wagner era una persona profundamente humana. Aún así y aunque da la sensación que el autor no es excesivamente versado en Wagner, el texto es aceptable, pese a pasajes confusos como cuando dice: “Su gran inspiración fue la naturaleza, pero la naturaleza sublimada por su cerebralismo”. En todo caso este libro fue esencial para dar a conocer la vida de Wagner entre los niños.

-Colección “Los mejores cuentos para niños”. “Parsifal”. Es el número diez de una colección donde hay clásicos como “El gato con botas”, “Caperucita”, “Blancanieves”...  prueba de como estaba arraigado el fenómeno wagneriano en la Barcelona de antes de la guerra. Este libro de 77 páginas con ilustraciones de diversos autores cuyos nombres no se citan, debió editarse en los años veinte, aunque tampoco figura este dato en el libro. Se relata una historia de Parsifal siguiendo más o menos el  relato wagneriano, pero incorporando capítulos de la leyenda original o de otra procedencia como “Parsifal en la corte del Rey Artús”, “Lohengrin, hijo de Parsifal” etc.

-Colección “Las obras maestras al alcance de los niños”. “Historias de Wagner” escritas por C.E. Smith con ilustraciones de Byam Shaw. Este primer volumen contiene “Lohengrin”, “Maestros” y “El barco fantasma”. No figura fecha de edición pero debió ser en los años veinte. En 1961 se publicó la sexta edición con el mismo texto pero con diferente ilustrador, en este caso F. de Myrbach. “El barco fantasma” fue cambiado en esta edición por “El buque fantasma”. En el prólogo de ambas ediciones el autor escribe: “Queridos Niños: ...Wagner es el último de los trovadores; y de nuevo ha relatado estas historias, embelleciéndolas con música hermosísima. Cuando seáis bastante crecidos, creo que gustaréis de oír esa música y aprender las canciones que relatan las historias como Wagner quiso darlas a conocer a la humanidad”.

-Colección “Las obras maestras al alcance de los niños”. “Mas  Historias de Wagner” escritas por Manuel Vallvé con ilustraciones de F. de Myrbach. (Tetralogía de Wagner). Barcelona 1932. En el prólogo nos dice el autor: “Wagner, lo repetimos, supo conservar y aumentar todas las primitivas bellezas de estas antiquísimas leyendas y también les atribuyó una grandeza y una profundidad filosófica de que antes carecían. Y, por otra parte, como autor, a la vez, de la letra y la música, supo realizar una maravillosa obra maestra que perdurará por espacio de muchos siglos, mientras los hombres conserven vivo el sentimiento de la belleza”.

-Colección “Las obras maestras al alcance de los niños”. “La Leyenda de Sigfrido”, adaptada para los niños por María Luz Morales con ilustraciones de Homs. 147 páginas. Editado en 1914¿? Se trata de una refundición de fragmentos de la leyenda original y de pasajes conocidos de obras de Wagner. La autora nos dice al respecto: “El gran maestro alemán Wagner se inspiró en este poema para componer su musical Tetralogía  que le ha hecho famoso. Mas, encontrando en él, sin duda, los extraños defectos que hemos apuntado, lo alteró a su manera, lo combinó con elementos de la mitología escandinava y dejando a su fantasía plena libertad, compuso una obra poética  de incalculable valor”. El libro empieza con las características palabras de los otros tomos mencionados: “He aquí, queridos niños, en este libro que vais a leer, el más fantástico de los cuentos que vuestra imaginación pudiera soñar”. Siempre se resalta el hecho de que se trata de libros destinados a los niños.

-Colección “Leyendas adaptadas para los niños”. “Tristan e Isolda”. Texto de Manuel Vallvé. Ilustraciones de Victor Aguado. Barcelona 1942. 126 páginas. En el prólogo se indica que el texto no sigue la obra de Wagner sino que se basa en las leyendas originales.

 

No sabemos si la Editorial Araluce publicó algo más de temática wagneriana.

 

ENCICLOPEDIA PULGA. Barcelona (También Colección Ardilla. Barcelona y Colección Veleta. Madrid. Todas se editaron en los años sesenta) Creemos que fue la colección “Pulga” la primera en iniciar una espectacular labor divulgativa de prácticamente todos los temas. Se hablaba de música, historia, cine y, de manera muy habitual, de literatura. La colección de tamaño pequeño –puede verse una reproducción a tamaño natural en color en el libro “100 Years of Wagner in Catalonia” pag. 52 (representando un decorado de Emil Preetorius en los Festivales de Bayreuth). No era específicamente destinada a los niños aunque ellos eran sus más habituales receptores. Los libritos tenían unas 60 páginas, y tenían el mismo formato y características en todas las colecciones. Los editados en la “Enciclopedia Pulga” fueron:

 

-Santos Bosch, “El anillo de los Nibelungos”. Nº 16

-J. Martin, “Wagner” Nº 91

-J. Martin, “Los Festivales de Bayreuth”. Nº 144

-F. Vicens, “Parsifal”, Nº 146

-J. Martin, “Tristan´, Nº 147

-J. Martin, “La Walkyria”,  Nº 148

 

La colección Ardilla, que sepamos, únicamente publicó un volumen de temática wagneriana, concretamente el nº 247 dedicado a “El caballero del Santo Grial” por José Mª Hernández de la Torre. Por último, la colección Veleta de Madrid dedicó su número 28 a “Wagner”, pequeña biografía escrita por F. Jurado

 

Libros en otros idiomas:

Como ya hemos comentado anteriormente, el fenómeno wagneriano en España, fue similar al de otros países, sin embargo carecemos de información especialmente representativa. Algunos de los textos o dibujos editados por Araluce y que eran traducciones de otros idiomas, fueron publicados en otros países. El estudio de todo lo editado en todas partes sobre Wagner y los niños, sería un trabajo enormemente difícil de llevar a cabo. Reproduciremos aquí algunos libros destinados a los niños. En alguno de ellos, no queda claro si se trata de obras específicamente para niños o son meramente divulgativas. En todo caso los libros que hemos podido localizar son los siguientes:

-William Henry Frost, “The Wagner Story Book. Firelight Tales of the Great Music Dramas”. New York 1896. 245 páginas. Ilustraciones de Sydney Richmond Burleigh. En el prólogo se indica que el libro está dedicado a los niños.

-Rudolf Herzog, “Siegfried der Held. Der deutschen Jugend erzählt”, Berlin 1912, 144 páginas. 7 dibujos a la pluma y cuatro en color originales de Franz Stassen

-Constance Maud, “Wagner’s Heroes”. London. 192_¿? (No se indica el año). Ilustraciones de H. Granville Fell. Incluye “Parsifal”, “Tannhäuser, “Hans Sachs” y “Lohengrin”. 284 páginas. Hay una edición realizada en New York del mismo texto con el título: “Tales of Wagner’s Heroes” y 184 páginas.

-Constance Maud, “Wagner’s Heroines”, London sin fecha. Ilustraciones de W. T. Maud. 284 páginas.

-Filson Young, “The Wagner Stories”. London sin fecha. 298 páginas. Ilustraciones de Lenbach y G.C. Wilmshurst. Aunque no se indica en el texto parece libro destinado a los niños.

-J. Walker, “Stories from Wagner”. London 1928 (primera edición en 1905).  231 páginas. Ilustraciones de Wagrez, Dielitz, Pogány y Preut. Libro también específicamente dedicado a los niños.

-J. Cuthbert Hadden, “Te Operas de Wagner”. Londres. Ilustrado por Byam Shaw. Son las mismas ilustraciones del libro de Araluce citado antes, titulado “Historias de Wagner”. 248 páginas.

 

COMICS o LIBROS y FOLLETOS BASICAMENTE DIBUJADOS

Da la sensación, aunque no lo podamos documentar, que a partir de finales de los sesentas, se sustituye el libro exclusivamente –o mayoritariamente- con texto, por el “Comic”, “tbo” o libros ilustrados

 

-Sin autor, “Lohengrin”. Pequeño folleto en cuya primera página puede leerse: “Epilécticos!, Nerviosos! Curaos únicamente con los célebres Polvos y Pastillas del Laboratorio Químico – Farmacéutico del Cav. Clodoveo Cassarini de Bolonia (Italia)”. Siguen seis ilustraciones en color

 

-Alejandro Hunt, “Wagner”. Barcelona 1970 ¿? 40 páginas. Dibujos de André Dugo.

 

P. Josep Mª Girabal, cmf (claretià) (autor del texto y de los dibujos). “Les Llegendes de Montserrat”. Entre ellas se incluye una titulada “El Sant Grial” .

 

-Alberto Cabado, “Les Grandes Biographies en bandes dessinées”, “Wagner”. Ilustraciones de Rodolfo Gonzara. 80 páginas. Ginebra 1984.

 

-E. Sotillos, “Ricardo Wagner un Genio de la Música”. Barcelona 1981. 190 páginas. Es el volumen 25 de la colección “Hombres Famosos” en cuyos números precedentes no aparece ningún otro compositor. Numerosos dibujos debidos a A. Borrell.

 

-Begoña Esteban –texto y dibujos-, “¡Se ha perdido una valkiria!” Barcelona 2008.

 

-Ramón Cavaller, “L’anell del nibelung”. Mallorca 2009. 62 páginas.

 

-Yak Rivais, “Le Vaisseau Fantôme”, dibujos de Michel Riu. Paris 1994. 63 páginas. Incluye texto, dibujos y algunas partituras de los momentos más remarcables. El libro, editado por la Opera de Paris, contiene ilustraciones sumamente sugestivas que habrían merecido ser tratadas de forma más pictórica. En el final de la obra se dedica un hermoso dibujo a Senta lanzándose desde el acantilado. Casi siempre Senta, salta desde una reducida altura. La idea de reproducir el acantilado, la tormenta y el oleaje, y el chal volando al viento, todo ello acredita al autor de los dibujos que ha sabido captar el espíritu de Wagner de una manera plena.

 

-Sin autor, “Le mystère de Lohengrin. D’après l’opéra de Richard Wagner”. Francia 2006. 48 páginas.  Los dibujos no son de extraordinaria calidad, pero no caen en la vulgaridad de otros comics actuales.

-“Les Belles Histories de l’Oncle Paul”. Pequeña biografía de Wagner en francés de cuatro páginas.

-“Louis II de Baviere”, en “Le Journal de Tintin” número especial 22 de julio de 1983. 5 páginas.

 

Rudolf Herfurtner, Anette Bley, “Der Fliegende Holländer. Die Oper von Richard Wagner. Wien 2011. 30 páginas. Dibujos y Formato comic. Dibujos de calidad. En una parte del libro se explica el argumento de “El Holandés Errante” y en la otra la vida de Wagner en relación a dicha obra. Es protagonista de la vida privada de Wagner el perro Robber que les acompañó en sus desventuras. El libro incluye un CD con 69 minutos de música, es decir, evidentemente lo más significativo atendiendo a la corta duración de este drama wagneriano.

 

El Anillo del Nibelungo:

Los libros sobre “El Anillo del Nibelungo” o partes o fragmentos de las mismas leyendas, han sido muy numerosos y en formatos y épocas diferentes. Citaremos únicamente algunos de ellos:

 

-Antonio Espina, “Los Nibelungos” Madrid 1956. 76 páginas. Dibujos de José Luis Pradera poco interesantes. Sigue el planteamiento de las leyendas originales.

 

-“La Leyenda de Sigfrido” (sin indicación de autor). Sigue los planteamientos de la leyenda original. Barcelona 1964. Dibujos poco interesantes

 

-María Luisa Gefaell, “Los Nibelungos”. Barcelona 1969. 135 páginas. Dibujos de mala calidad. Trata la Leyenda Original.

-Roy Thomas, Gil Kane con Jim Woodring, “El Anillo de los Nibelungos”. Barcelona 1989. 4 tomos, uno para cada obra. Dibujos naturalmente figurativos, pero que se apartan totalmente del sentido wagneriano del drama. Caso de querer comprar un comic para hijos o conocidos, es mejor elegir el siguiente que comentamos que sin ser perfecto –ni mucho menos-, se ajusta más a la estética wagneriana. No hemos leído estos comics pero nos han informado que alguno de ellos es también censurable por el lenguaje empleado.

 

-P. Craig Russell, “El Anillo del Nigelungo”. Cuatro tomos, uno para cada obra. Está editado en castellano e inglés, por lo menos. Año 2003. Se trata de una empresa de gran envergadura con cientos de

dibujos. El estilo de dichos dibujos es rabiosamente actual pero muy aceptable. Muy diferente del caso anterior.

 

PARTITURAS FACILES PARA NIÑOS

Hay numerosas partituras de fragmentos de obras de Wagner para pianistas jóvenes, “facilitadas”, simplificadas etc.  Hay también una colección titulada “Repertorio del Pequeño Pianista” –Editorial Boileau de Barcelona-, con 10 partituras dedicadas a obras de Wagner,. pero en general las portadas no son vistosas. De la impresionante biblioteca del matrimonio Perrier de Lyon nos ha llegado la única partitura de este tipo que conocemos con diseño sugestivo.

 

FORMATOS DE AUDIO Y VIDEO ETC.

Con la irrupción de los diversos formatos, muy inestables y cambiantes, se produce una difícil clasificación de las publicaciones juveniles en base a audio y video. Cada país, como ya hemos dicho, produjo sus propias obras en cada uno de los apartados, por lo cual toda la información ofrecida aquí es necesariamente incompleta. Vamos a relacionar las obras que a nuestro juicio se podrían incluir en este apartado:

 

-Libro/Disco de 33 r.p.m. “Wagner raconté aux enfants”. Texto de Marie Kosma-Merlin. Ilustraciones de Maurice Tapiero. Paris 19__. Con portada sugestiva

-CD “Richard Wagner” con el subtítulo: “Götter, Schwanenritter und Matrosen oder: Ein Festspielhaus muss her!. Editado por Deutsche Grammophon.

-CD Colección Cuéntame una ópera: “Wagner. El holandés Errante”. Colección de discos-cuentos ilustrados.

-Col.lecció Òpera per a joves. “L’or del Rin”. Adaptación de Gema González González. Este es con diferencia el trabajo más importante destinado a divulgar Wagner entre los jóvenes partiendo de textos, dibujos y, lo totalmente innovador, aportando dos CD-Rom con todo tipo de información didáctica. Es posible ver iluminadas en pantalla las notas que van sonando en una partitura describiendo los diversos temas. Hay juegos didácticos como los que consisten en identificar instrumentos o tesituras vocales. Gema González editó unos años antes un libro sobre “La Flauta Mágica” incluyendo un CD-Rom. Esta previa experiencia le permitió desarrollar en “El Oro dell Rhin” algo muchísimo más completo con la colaboración de la Associació Wagneriana y de Angel Fernando Mayo. Es un trabajo absolutamente perfecto aunque los dibujos que acompañan el libro en cuestión -139 páginas y los dos CD-Rom- no pasen de ser discretamente aceptables. El problema residió en la problemática nunca aclarada del tema de derechos de autor. Para no arriesgarse a caer en infracción, Gemma prefirió dibujos originales, por ello la discreta calidad de los mismos, no debe incidir en nuestro  criterio al juzgar la obra de manera global. Gema González trabajó cientos, miles de horas en este proyecto que lamentablemente no ha tenido continuidad. Suponemos que esta magnífica obra es posible comprarla actualmente en:

 

Dinsic

Distribucions Musicals SL

Santa Anna, 10 –E 3

08002 Barcelona

(93.318.06.05)

 

Y esperamos que los CD-Rom sean compatibles con las nuevas versiones de sistemas operativos.

 

-CD Colección “Opera Prima”. “Lohengrin” adaptación de Joan de Déu Prats. Edición en catalán y castellano. Librito con dibujos horrorosos y un CD con fragmentos de Lohengrin. Editado en 2002

 

CROMOS

A diferencia del resto de información contenido en estos archivos, aquí hacemos referencia a algunos cromos que no tenemos. Hay un importante coleccionismo de cromos y cuando aparecen los de temática wagneriana, son adquiridos no por wagnerianos sino por coleccionistas que están dispuestos a pagar mucho más. Así pues vayan en primer lugar dos colecciones de cromos de las que poseemos la información pero no los cromos.

 

-Serie de 40 cromos sin referencia en la parte de atrás, sobre “El tesoro de los Nibelungos”. Firmados Busquets. Muy pocos de ellos se pueden considerar wagnerianos ya que la serie se basa en la leyenda original y no en la obra de Wagner.

 

-Serie muy rara de 5 cromos (no sabemos si hay más) sobre La Walkyria distribuídos por Chocolate Arlequín con el argumento de la obra en la parte de atrás. Los dibujos reproducen escenas incuestionablemente wagnerianas y el argumento que se relata en la parte de atrás también se basa en Wagner y no en leyendas originales, de tal suerte que esta sería la única serie de cromos que conocemos editados en España y de temática específicamente wagneriana. Los pies de los cromos son los siguientes, con errores incluídos:

1.- Sieguimundo y Siegilda en la cabaña de Hulding. Este primer cromo incluye el título de la serie, “La Walkyria” y el retrato del maestro.

2.- Duelo entre Sieguimundo y Hulding

3.- Brunilda protege a Siegilda

4.- Wotan besa los ojos de Siegilda (en realidad el dibujo representa los Adioses de Wotan)

5.- Wotan toma el escudo para proteger a Siegilda

 

-Serie de 24 cromos editados por Chocolate Mundial y dibujados por Joan Llaverias. De esta serie se editaron diversas colecciones a tamaños diferentes –nosotros hemos visto tres distintas- y con calidad de impresión también diversa. En 1926 estos cromos sirvieron para ilustrar el libro “L’Anell del Nibelung” con texto de C.A. Jordana. Este libro es relativamente fácil de encontrar, no así las colecciones de cromos. El libro –y los cromos- siguen en una gran parte del relato la obra de Wagner y no la leyenda. Esta serie es más wagneriana que la primera que hemos citado sobre el mismo tema.  Estos cromos fueron reproducidos íntegramente en la revista “Wagneriana”, edición en catalán, nº 35 de noviembre de 2011.

 

-Un cromo representando a Wagner distribuido por “Chocolate Evaristo Juncosa”. También hay uno de Liszt en la misma colección.

 

-Un cromo, con el rostro de Wagner pero donde no figura ningún otro dato sobre los editores.

 

-Un cromo dentro de la Enciclopedia Infantil colección editada por Chocolates Selectos Evaristo Juncosa. Esta colección contaba de 29 cromos cada uno con una letra del abecedario y otro adicional con las unidades. Como indican los editores, “cada figura lleva su nombre en los siguientes idiomas: Español, Francés, Italiano”. El presente cromo, es la letra “W” y las cuatro figuras reproducidas en el cromo, se escriben igual en los tres idiomas.

 

-Un cromo dedicado a Wagner con retrado del Maestro y una escena de “Lohengrin” que reproducimos. Posiblemente editado en Valencia. Es el número 5 de la primera serie dentro de la colección “Firma de Hombres Célebres”. En el reverso se incluye una pequeña nota biográfica de seis líneas. En la parte inferior hay publicidad de Juan M. y E. Campoy, Pañuelos legítimos de China, Kimonos bordados...

 

-Cuatro cromos de temática Wagneriana en la colección “El Modernisme a Barcelona” años 80 ¿?. Uno de ellos representa el rostro de Wagner, otro la cabalgada de Las Walkirias del Palau, un tercero un dibujo de Isolda y un cuarto una visión general del Palau donde al fondo puede verse también la Cabalgada de las Walkirias.

 

-Cromo representando una representación de “Tannhäuser” en escena, dentro de la colección de cromos “Deutsche Staatsoper Berlín.

 

Cromos Liebig

Son posiblemente los más famosos y numerosos. Se editaron en  varios idiomas, por lo menos en inglés, alemán, francés e italiano. No hemos visto ninguno en castellano, aunque también en España tuvieron una amplia difusión. No deja de ser lamentable que la más importante colección de cromos wagnerianos fuera editada por una empresa que se dedicaba a elaborar caldo de carne, algo que no le habría gustado al Maestro debido a su vegetarianismo.

De Wagner se editaron, según información facilitada por el Cercle Richard Wagner de Lyon, las series siguientes, todas ellas de seis cromos:

-Vida de Wagner

-Héroes de la óperas de Wagner

-Heroínas de las óperas de Wagner

-Tannhäuser

-Lohengrin

-La Walkiria

-Los Maestros Cantores (dos series, la segunda más moderna)

-Parsifal

-Escenas de óperas de Wagner (Tannhäuser, Lohengrin, El Oro del Rhin, Maestros Cantores, Walkiria y Parsifal)

 

Además de estas series se encuentran temas wagnerianos en otras series no wagnerianas:

 

-Un retrato de Wagner en la serie grandes compositores

-Una silueta de Wagner con Lohengrin en la serie “Siluetas”

-Escena de La Walkiria más Festspielhaus en la serie compositores y teatros.

-Un Tannhäuser en la serie de escenas de ópera

-Un Holandés en una serie de escenas de óperas diversas.

-Un Klingsor y un Lohengrin dentro de la serie de personajes de óperas.

 

Además de Liebig otras empresas se apuntaron al publi-wagnerismo, siempre en series de seis cromos:

-Lohengrin de Bouillon Cibils

-Lohengrin de Dr. Thomson´’s Seifenpulver

-Parsifal, margarina AxA

-Parsifal, Tele Chocolate

 

CINE

El tema de Los Nibelungos ha sido llevado al cine en varias ocasiones, aunque siempre ciñéndose a la leyenda original. No ha ocurrido así con el resto de obras del Maestro que nunca han sido llevadas al cine decentemente, con excepción de “Parsifal” del director catalán Daniel Mangrané, pero en ninguna de estas producciones, completas o fragmentarias, se ha buscado como destinatarios a los niños.

Específicamente dedicado a los niños se ha editado un mediometraje en Australia, de figuras de plastilina animadas, y que es distribuido por Ancora Audiovisual, San Antonio María Claret 231-233, de Barcelona. Está básicamente dedicado a los niños y se indican temas didácticos como “mostrar el video y pedir a los niños que escriban una crítica para un periódico, diciendo lo que les gustó y lo que no les gustó... Hacer escuchar una canción y que los niños se turnen para dirigir...”. La calidad de esta película de animación es bastante discreta, pero hay que tener siempre en cuenta la complejidad y elevado coste de tal tipo de películas. Una madre de familia joven que dejó ver el video a sus hijos, quedó sorprendids de que en el mismo se muestre la sangre, cosa que, según nos dijo, nunca aparece en las películas para niños.

 

La otra producción en dibujos animados que conocemos está dedicada a un resumen de “El Oro del Rhin”. Lamentablemente no disponemos de datos concretos toda vez que está sacada de internet. Los dibujos son bastante malos y en general es un producto mediocre y poco o nada interesante.

 

EL TEATRO DE LOS NIÑOS

En España, como en otros países, se puso de moda a principio y mediados del siglo XX, el llamado en España “El Teatro de los Niños” editado por Seix y Barral Hermanos. Se trataba de una estructura que representaba el escenario y luego se “colgaban” a diferentes distancias los decorados que se suministraban aparte. Tenemos unos 20 decorados pero ninguno de Wagner. Sin embargo sabemos que por lo menos pareció “Lohengrin” pues lo que sí tenemos es el pequeño folleto explicativo que acompañaba a los decorados.

También el Dr. Harald Wolzt de Viena tuvo la amabilidad de regalarnos hace años un teatrin para niños de “El Holandés Errante”, con los personajes incluidos. Todo ello en papel reforzado con cartulina.

 

OPERAS PARA NIÑOS

Esto se ha puesto de moda en los últimos años pero con muy discretos resultados. Especialmente en Wagner los argumentos y también los pasajes musicales más remarcables de los dramas musicales, son perfectamente asequibles para los niños con personalidad. Intentar rebajar la presentación de la obra para hacerla más comprensible es, posiblemente, poco efectivo.

En el número 65 de la revista Wagneriana Teresa Arranz publicó un artículo de unas dos páginas sobre una de estas representaciones para niños. La autora tuvo la feliz ocurrencia de preguntar a sus hijos  de 5 y 7 años lo que les había parecido, y es muy instructivo leer sus comentarios. Entre las originalidades de la representación se hallaba la de cantar el “Winterstürme” con el texto de “Dies Bildnis ist bezaubern schön” de La Flauta Mágica. En general estas representaciones para niños son demasiado “para niños”, es decir, dudando de la capacidad de los niños de conmoverse por cosas de más entidad. Es posible que los que organizan este tipo de espectáculos, lo hagan con la mejor voluntad, pues si ven que las decoraciones destinadas a los adultos son insólitas, considerarán que más lo han de ser las de los niños. Es muy difícil valorar globalmente este tipo de representaciones pues hay factures positivos y negativos, pero nosotros nos inclinamos por pensar que una Teatralogía abreviada, pero sin modificar nada, sería más susceptible de captar la atención y el entusiasmo de los niños.

También cabría destacar en este aspecto los especáculos de marionetas que han tenido lugar varias veces en Barcelona sobre algunas obras de Wagner. Este recurso nos parece más adecuado a la mentalidad infantil, pues se engloba en una tradición centenaria o quizás milenaria.