Bookmaker Bet365.com Bonus The best odds.

Full premium theme for CMS

WAGNER Y LA PUBLICIDAD

Publicado en Biblioteca Wagneriana

Блогът Web EKM Blog очаквайте скоро..

 

También en este campo la aportación de Wagner a la publicidad y el diseño es considerable tanto en cantidad como en calidad. Con frecuencia me ocupo en mis artículos de temas secundarios. Posiblemente los miembros de nuestra Associació Wagneriana, tenderán a apreciar más los trabajos eruditos que no los de curiosidades. Sin embargo mi interés en estos –como ya he dicho otras veces- es constatar el fervor que Wagner y su obra despertó en el pueblo catalán. Por un lado tenemos toda la gran labor desarrollada por el Liceo y también, aunque menos, por el Teatro del Bosque, el Coliseum, el Tivoli, el Palacio de Bellas Artes etc. ofreciendo los dramas de Wagner de manera completa,  pero por el otro no hay que olvidar a los organizadores de cientos de conciertos que podríamos calificar de curiosos, e incluso alguno de ellos, de insólito. Voy a reseñar algunos de tales conciertos, normalmente de reducidas dimensiones, pero que contribuyeron de manera notable al arraigo del entusiasmo por Wagner en todas las clases sociales. Algunos de estos conciertos serían:

-Villanueva Sporting Club. 1911. Teatro Principal. Miércoles. Wagner. Lohengrin, preludio del III Acto y Tannhäuser (fantasía)

-Orquesta Filarmónica de mandolinistas. Febrero 1930. Rienzi (Selección)

-Nuevo Fomento de Vallcarca. Vetllada Literaria Musical. Festa Major de 1914. Cabalgata de las Walkirias, por el Sr. Massip y Cant de primavera dels Mestres Cantayres, per el tenor Sr. Panés, acompañado al piano por el señor Massip.

-Fiesta Mayor de Sarrià. 1943. Entre los numerosos actos programados tuvo lugar un concierto en la Plaza del Poeta Zorrilla que incluía el preludio de Lohengrin.

-Centre de Ntra. Sra. De Montserrat. 2 de març de 1913. Quintet Artístic. Programadas tres obras de Wagner.

-Orquesta Sinfónica alemana de acordeones. 1954. Coro de peregrinos de Tannhäuser.

-Institut de Cultura i Biblioteca Popular de la Dona. Recital de cançons 22-11-1931. “Somnis” de Wagner

-Giannella, niña de cinco años, dirigiendo la obertura de Tannhäuser. Dicho concierto, evidentemente con orquesta, tuvo lugar en el “Windsor Palace”. Lamentablemente no sabemos el año.

-Recreatiu Club de Solters (solteros). Chor de Filoses y Obertura de Rienzi. Posiblemente transcrito para piano. 1932

-Societat Protectora dels Animals y de les Plantes de Catalunya. 1913. “Tannhäuser” salida de Elisabeth por la Srta. Magda Badals. Muerte de Isolda por la Srta. Anita March.

-Paquita Madriguera. Niña prodigio intérprete de piano. 1912. “L’encantament del foch” (Walkirias).

 

Y para terminar no hemos de olvidar cafeterías, granjas o cervecerías en las cuales habitualmente se interpretaba Wagner a través de arreglos o transcripciones para piano o bien para cuartetos, quintetos o sextetos de cuerda, como el “Sexteto Toldrà” , el “Quinteto el Oro del Rhin” o el cuarteto “El Pentágrama” y donde un par de  veces al año se incluía un “Festival Wagner”. Algunos de estos locales serían “El Oro del Rhin” y “La Granja Royal”  en Barcelona o la Cervecería de Pedro Mata y el Gran Café-Restaurant de Paris ambos en Reus. Este fenómeno empezó a producirse a finales del siglo XIX y al margen de que para un wagneriano es muy incómodo escuchar Wagner como música de fondo –lo cual por suerte ocurre poco-, es una prueba evidente del entusiasmo que despertaba la obra wagneriana, también entre la gente que no era habitual del Liceo. Además, según parece, cuando dichas agrupaciones instrumentales interpretaban diversas obras, se escuchaba como en un concierto con silencio absoluto.

 

Para terminar veamos el arraigo de la obra wagneriana a todos los niveles en otros dos insólitos ejemplos:

 

“XI Aniversario del Uncimiento al Yugo Matrimonial de Juan y Maruja.

Representación de la ópera seria “Il Ferochi Romani” del ciclo Wagneriano” y otro: “Puesta de largo de Montserrat Trepat Garriga. 25 de mayo de 1951”. El concierto organizado para tal evento incluía “Tannhäuser” de Wagner.

 

Este entusiasmo generalizado, que llegaba desde las clases más modestas –Coros Clavé-, hasta la platea del Liceo, hizo que la publicidad en muchos casos adoptase con frecuencia imágenes wagnerianas para sus anuncios.

PUBLICIDAD

Hay que distinguir en este tema entre la publicidad relacionada directamente con Wagner, como sería la dedicada a discos, libros, partituras, etc. y la que intentaba aprovecharse de la gran popularidad de Wagner sin que el producto anunciado tuviese nada que ver con Wagner ni siquiera con la música. Ahí tenemos, por ejemplo, un abanico abierto realizado en latón y que reproducía una escena de “Lohengrin”. El anuncio era de las famosas y eficaces –al menos para mí- Pastillas del Dr. Andreu. Otro anuncio, en cierto modo similar sería el plato de metal, que reproducimos, cuyo autor es el dibujante Serra Pausas y que muestra una escena de la Walkiria. En la parte delantera no figura referencia alguna al anunciante o realizador de dicho plato, pero en la parte trasera figura con letras de considerable tamaño “Gual y Casarramona”. Aquí se impone relatar una anécdota relacionada con este plato. Fuimos a visitar la preciosa iglesia románica de Lluçà con su minúsculo y bellísimo claustro. Al  salir fuimos, para comer algo, a una “fonda” que se halla justo delante. Pedimos unas bebidas y la propietaria del local nos las trajo en una bandeja exactamente igual a la que hemos descrito. De esto debe hacer unos 10 años. Quedamos literalmente alucinados ya que con el uso dicha bandeja se deteriora con cierta facilidad. En todo caso se trató de una evidencia de la implantación del Wagnerismo en Cataluña.

 

Altamente curioso es el anuncio publicado en el programa del Liceo del 11 de mayo de 1911 –Il Crepuscolo degli dei- y firmado por “Leche Malteada de Horlick (Horlick’s Malted Milk)” que con gusto consumiría si todavía se fabricase pues el anuncio no puede ser más laudatorio hacia la obra y la persona de Wagner:

“¿Por qué Wagner fue Grande? Este eminente compositor se hizo tan célebre por las grandes obras musicales que legó al mundo, como por el mundo de obras grandes de filantropía que realizó en bien de la humanidad, durante el último tercio de su vida.

“Por centenares se cuentan las personas que arrancó de las garras de la tristeza y redimió de las zarpas del padecimiento, para restituirlas a la vida del regocijo y de la felicidad. Unos eran víctimas de aniquilante debilidad nerviosa, o de cruel insomnio, que es su síntoma alarmante. Otros eran presa de los múltiples trastornos a que están sujetos los órganos de la digestión, o bien gemían bajo el peso de las distintas formas del desarreglo gástrico, que es su consecuencia inmediata.

“Los niños de pecho y los ya entrados en la infancia, fallecían cual si los diezmara mortífera epidemia. Los adolescentes y adultos, sucumbían en números aterradores, y los ancianos o inválidos perecían a millares como atacados por la peste negra.

“El gran músico, convencido por la propia experiencia de la acción eminentemente bienhechora que ejerce sobre todos –lo mismo sobre los niños que los adultos; los jóvenes que los viejos; los fuertes que los débiles- recomendó durante los últimos años de su vida, en Alemania y Austria, el alimento ideal, único en el mundo para personas de todas las edades, bajo el nombre de:  “Leche Malteada de Horlick (Horlick’s Malted Milk)”.

“En  efecto: es el verdadero desideratum de las familias. Suministrado a los niños que están en la lactancia, les asegura un desarrollo completo y sano, así del cuerpo como del cerebro, de los nervios y músculos. Tomado por la mañana al levantarse, o por la noche al acostarse, nutre el cuerpo, vigoriza la constitución, repara el continuo desgaste de los tejidos y conserva el vigor y la resistencia, lo mismo a los adolescentes que a los adultos y ancianos, poniendo a todos fuera del alcance de la plaga de enfermedades que coloca a Barcelona al nivel de la ciudad que aporta mayor contingencia a la muerte.

“(De venta en las principales farmacias,  droguerías y colmados)”

 

Está claro que aunque únicamente un 5% de las ventajas y resultados de la leche malteada fuese cierto, ya sería suficiente para que se siguiese vendiendo en la actualidad. ¿Recomendaba Wagner realmente este producto? Teniendo en cuenta que el anuncio es de 1911 me inclino a creer que sí. Si fuese del 2011 me inclinaría a creer que no. ¿Cual es el motivo que explica este insólito anuncio en un programa del Liceo? Pues simplemente el anunciante contaba que habría muchas personas -¡¡como yo!!- que al salir del teatro irían rápidamente a adquirir la leche malteada.

 

Otro anuncio también de medicamentos, es el que anunciaba otro producto mágico, “La Passiflorine”. Probablemente este anuncio es bastante posterior al de la leche malteada, pero no figura fecha. Reproducimos ese dibujo, en color, de Wagner golpeando los tímpanos de la gente. Este dibujo en realidad no es original del anuncio sino que apareció en la portada de la revista “L’Eclipse” del 18 de abril de 1869. En el presente caso se ha realizado un dibujo nuevo pero totalmente sobre el citado y en color –el otro era en blanco y negro-. En la parte de atrás se reproduce un fragmento de la carta de Wagner a Liszt: “Mis noches transcurren  con frecuencia sin sueño; extenuado e infeliz me levanto de la cama con la perspectiva de una jornada que no me proporcionará ni una sola alegría. La sociedad me tortura y huyo de ella, para atormentarme a mi mismo. La desgana me corroe haga lo que haga. ¡Esto no puede durar! No puedo aguantar por más tiempo esta vida. Me daría la muerte antes de seguir viviendo así... No tengo más que un deseo, dormir, dormir con un sueño tan profundo que todo sentimiento de miseria humana quede abolido por mí. Quisiera procurarme este sueño, lo que no creo difícil”. El texto del anuncio da la solución que buscaba Wagner: “La Passiflorine es el único sedante nervioso que no contiene ningún tóxico ni vegetal (beleño, opio, etc.) ni químico (derivados barbitúricos, cloral etc.), disminuyendo el eretismo nervioso provoca y restablece el sueño. Elaborado por E. Molina Gatteau, farmacéutico”.

El hecho de localizar ese fragmento en una carta a Liszt ya dice mucho sobre el probable wagnerismo del Dr. Gatteau.

 

Otro anuncio sumamente curioso es el que reproducimos mostrando a Lohengrin y la barca tirada no por uno, sino por ¡dos! cisnes. Tal como dice el refrán catalàn, “preu per preu sabates groses” (precio por precio zapatos grandes). Lo más curioso es que este anuncio es de la fábrica de estampados de Martín Rius de Barcelona y no parece muy apropiado que una fábrica de estampados ponga como imagen la de un caballero medieval  que no lleva ningún estampado. Es de suponer que el señor Martín Rius era un wagneriano convencido y entre una imagen de una joven modelo vestida con un estampado de la firma anunciante y otro de Lohengrin, prefirió el segundo.

 

Y aunque no se trate de un anuncio realizado en Cataluña lo incluyo por su originalidad. Se trata de un exportador de naranjas de Valencia llamado Emilio Marco Peñalba. Este anuncio es muy apropiado si recordamos el argumento de “Entre Naranjos” de Blasco Ibañez. Explica la historia de una cantante wagneriana, “entre naranjos”, con lo cual el dibujo es plenamente acertado.

 

Para no alargarnos demasiado sobre este tema que es muy extenso, mencionaré un anuncio del licor Calisay que se incluía en muchos programas del Liceo. El anuncio, firmado por el diseñador  D. Nadal, muestra a las walkyrias llevando a los héroes caídos en combate sobre sus caballos. A un lado la botella de Calisay y debajo el texto del anuncio que dice: “Ricardo Wagner, consiguió imponer su genio con sus obras, que le han inmortalizado. También el gran licor Calisay consiguió imponerse, pero fue por su calidad y pureza, que lo han hecho famoso”.

 

Y ahora como puente entre la publicidad que se aprovecha de la popularidad de Wagner pero que anuncia productos no relacionados con la música y la que se halla relacionada con ella, -como portadas de partituras, libretos, carteles de conciertos etc.- vamos a ofrecer un ejemplo intermedio que apareció publicado en varios programas del Liceo. El que nosotros hemos utilizado es el ya citado del 2 de mayo de 1911. Dice así: “Los principales fragmentos, y aún la obra dramática completa que se representa esta noche, podría YO MISMO tocarla al piano instantáneamente con un SIMPLEX, que no solo evita horas de tedio en casa, sino que ayuda a conocer las obras, por muy difíciles de comprensión que sean. Salones de Exposición y Conciertos Salón SIMPLEX-Buensuceso 5 (junto a Rambla)” y en la última página del programa añade: “Para seguir a conciencia la TETRALOGIA DE WAGNER. No hay como tener un aparato SIMPLEX combinado, pues con ellos podrá Vd. tocar todas las obras íntegramente, sin cansancio ni estudio alguno”.

 

DISEÑO

Pasamos ahora a un tema absolutamente enorme como es el del diseño. Si se tratase de hacer un estudio, aunque somero, del diseño wagneriano a nivel europeo, serían precisos varios volúmenes para ofrecer una imagen siquiera aproximada. En este caso, al circunscribirnos a Cataluña, el tema se reduce sensiblemente

pero no es posible, y menos en un artículo, intentar dar una imagen más o menos completa del tema.

Al entrar en el mundo del diseño, podemos ver que coexisten artistas de considerable renombre, con otros especializados en el tema del diseño publicitario.

Entre los nombres famosos citaremos en primer lugar a Alejandro de Riquer al que se deben dos portadas notables, una es la de la revista “Arte y Letras” nº 2 de 1882 donde figura en portada un retrato de Wagner que sabe captar la personalidad del maestro. El otro diseño -en este caso acercándose más al concepto de diseño-, es la portada de la partitura catalana de “Tannhäuser”. Los interesados en ver esas dos portadas las pueden encontrar en el libro “100 Years of Wagner in Catalonia” pag. 10 el de “Arte y Letras” y en la ilustración 252 de nuestro libro “Das Werk Richard Wagners im Spiegel der Kunst” la de “Tannhäuser”. Con Alejandro de Riquer se da el caso de ser un excelente pintor y un gran diseñador, algo que también ocurre en los casos de Adrià Gual, del que publicamos la portada de su diseño de “Lohengrin” y de José Mestres Cabanes que diseñó dos portadas para el programa del Liceo de las cuales publicamos una de ellas.

Otros muchos artistas se ocuparon del diseño de portadas de libros, partituras, películas, ex-libris, programas de conciertos, carteles etc. pero en la mayoría de casos se trató de diseñadores especializados en temas publicitarios. Uno de ellos, Martí y Marí, diseñó el cartel de la película “Parsifal” que reproducimos.

El tema es muy extenso. Digamos a modo de ejemplo que existen catorce portadas -¡por lo menos!- con presencia wagneriana, en los programas del Liceo, portadas que eran la misma para toda la temporada. No hemos incluido las últimas pues consideramos que el tema ha pasado a ser algo meramente comercial para los actuales directivos del teatro. Terminamos aquí este breve repaso del diseño y la publicidad. En nuestra revista Wagneriana nº 82 dedicamos un extenso artículo al tema de “Wagner y los Niños”, donde mostramos la gran cantidad de diseños, algunos de gran calidad, que se hallaban relacionados con el mundo infantil. Aquí nos hemos ocupado del diseño y la publicidad, en otro número de Wagneriana nos centramos en la filatelia y en cualquier tema que analicemos en profundidad veremos una variedad de artistas, algunos de gran calidad, que dedicaron su talento a plasmar pictóricamente a Wagner y su obra. Y si en este texto nos hemos limitado a Cataluña, no hay que olvidar que en todos los países que forman parte de la cultura occidental, el fenómeno wagneriano entró más o menos con la misma intensidad. Algunos de los diseños que aquí comentamos son auténticas obras de arte y aunque la gran popularidad de Wagner propició la aparición de un tipo de ilustración menos valioso, la mayoría de los artistas que colaboraron en el diseño de cromos, posters, ex-libris o lo que sea, intentaron hacerlo con la mayor calidad posible. De esto no tenemos la menor duda.