Bookmaker Bet365.com Bonus The best odds.

Full premium theme for CMS

EL HOGAR

Блогът Web EKM Blog очаквайте скоро..

Claro que la presumida vecina de arriba con sus tacones, nos amarga la vida, y nosotros, escuchando la “Cabalgada de las Walkirias” a todo volumen, no dejamos dejamos descansar a aquella persona que tiene turno de noche. A veces se discute uno con los vecinos, pero nadie cuestiona la causa primordial que es el absurdo sistema de vivir unos encima de otros.
En los años 50 hubo una fuerte inmigración interior, desde el sur hacia el norte. Trenos llenos de inmigrantes mayormente andaluces o murcianos, eran detenidos en la estación de tren de Barcelona y devueltos a sus lugares de origen. Algunos, para evitarlo, venían por otros medios y se bajaban en estaciones relativamente próximas a Barcelona. Muchos de tales inmigrantes en busca de trabajo, llegaban a Barcelona y se construían su “barraca” con trozos de uralita, alambres, maderas viejas, cartones... y ahí vivían familias enteras, y trabajando mucho y cobrando poco. Privándose todo y careciendo de todo, todos ellos tenían en su cabeza una idea fija: comprarse un piso.
Hoy, 22 de marzo de 2012, conozco dos casos muy próximos de personas que vivieron en barracas durante años, pero que lograron su sueño, tener un piso y tener un trabajo. Una tiene algo más de 60 años y la otra algo más de setenta y ambas lograron el objetivo de su vida. Ahora ambas son un ejemplo de familia unida. Naturalmente a nadie se le habría podido ocurrir en los años sesenta soñar con tener una casa con varios piso como “casa Pairal”, como “Hogar dulce Hogar”. Eso era inimaginable en aquellos años. Y hoy, después de mil avatares de todo tipo, después de que las familias lograron formar un patrimonio para el futuro, nos encontramos en que soñar con comprarse un piso, es algo absolutamente utópicos en nuestros días, y de lo único que habrá servido el esfuerzo de esas generaciones pasada, habrá sido para dejar a los hijos algo que vender para poder tirar adelante algunos meses más.
El artículo que seguidamente reproduzco, está sacado, ¡como no! De “La Dona Catalana” y nos habla de algo esencial como es tener una Casa Pairal.
Cuando se habla de economía parece que nadie tiene claro que el único y exclusivo objetivo de la economía es dar trabajo a todos. No hay un segundo o tercer objetivo. Trabajo para todos, mal pagado primero, mejor pagado después, pero eso es lo único válido. Y esa remuneración por el trabajo, tiene un único objeto esencial: la familia y dentro de ella, poder adquirir un “Casa Pairal”. Una “Casa Pairal” que, como antaño, puedan vivir en ella los padres, los abuelos, una tia soltera, uno de los hijos y su familia... unas 9 ó 10 personas. Hay que volver a ello, ¡si nos dejan! Buscando en zonas algo apartadas y teniendo una casa en vez de cinco pisos, la cosa no estan imposible. Si leemos el siguiente artículo tendremos ganar de disponer también nosotros de una Casa Pairal.
J. Mota